«Hay una tendencia en los críticos actuales a rociar sus “papers”, sus comunicaciones y sus libros con marcas subjetivas, con anécdotas autobiográficas y aun amorosas. El género “presentación”, a mi juicio, es el único que permite tales confesiones trasnochadas que victorianamente repruebo. Pero cedo a la tendencia falsamente subjetivista aquí, donde me parece que corresponde, frente a Roberto Echavarren y frente a ustedes mi confesión es ésta: hace algunos años cuando conocí a Roberto, yo hubiese querido escribir su libro sobre Felisberto Hernández, y hoy también hubiese querido escribir su novela Ave roc. Por qué me dirán ustedes, todos los críticos literarios tienen como sentimiento motor la envidia. Es muy probable. Y lo que más envidio es que Roberto Echavarren ha logrado escribir una novela sobre la furia. La furia no está en su personaje, ni ese personaje la encarna, ni menos aún la “representa” la furia es como una resquebrajadura del mundo que Echavarren hace circular por su novela. Que tampoco es la pintura de una generación o de una época, los años sesenta, ni la de un arquetipo inconformista, Jim Morrison, ni una novela sobre el mundo del rock».

Ave Roc - Roberto Echavarren

$760
Ave Roc - Roberto Echavarren $760
Entregas para el CP:

Medios de envío

«Hay una tendencia en los críticos actuales a rociar sus “papers”, sus comunicaciones y sus libros con marcas subjetivas, con anécdotas autobiográficas y aun amorosas. El género “presentación”, a mi juicio, es el único que permite tales confesiones trasnochadas que victorianamente repruebo. Pero cedo a la tendencia falsamente subjetivista aquí, donde me parece que corresponde, frente a Roberto Echavarren y frente a ustedes mi confesión es ésta: hace algunos años cuando conocí a Roberto, yo hubiese querido escribir su libro sobre Felisberto Hernández, y hoy también hubiese querido escribir su novela Ave roc. Por qué me dirán ustedes, todos los críticos literarios tienen como sentimiento motor la envidia. Es muy probable. Y lo que más envidio es que Roberto Echavarren ha logrado escribir una novela sobre la furia. La furia no está en su personaje, ni ese personaje la encarna, ni menos aún la “representa” la furia es como una resquebrajadura del mundo que Echavarren hace circular por su novela. Que tampoco es la pintura de una generación o de una época, los años sesenta, ni la de un arquetipo inconformista, Jim Morrison, ni una novela sobre el mundo del rock».