Sus poemas son muy bonitos, son los únicos -verdaderamente auténticos y hermosos- poemas de emigración que yo conozco. Muchas gracias, gracias por haber pensado en mí.    

Hannah Ardent a Hilde Domin                               

Los versos de Hilde Domin nos permiten entender de una nueva forma qué es la poesía. Quien aprende a través de su poesía qué es el retorno, sabe desde ya y para siempre que la poesía es regreso: regreso al lenguaje. En ello reside la doble fuerza simbólica de su poético testimonio.                          

Hans-Georg Gadamer

Hilde Domin va directo al grano. Sus poemas también. Ellos no causan ninguna molestia. Son textos concentrados, intransigentes, despojados de todo tipo de volutas y pomposidades. Parecen ser livianos como la pluma de un pájaro y sin embargo el lector percibe detrás de toda esa ingravidez el peso de lo vivido y lo sufrido. El lector siente: Me puedo fiar de ese poema, meterme en él. 

Ulla Hahn

-

Uno tiene que saber irse

y sin embargo, ser igual que un árbol:

como si se quedasen las raíces en el suelo,

como si se moviese el paisaje

y nosotros nos quedásemos parados.

Aguantar la respiración

hasta que cese el viento

y el aire ajeno empiece a rodearnos,

hasta que el juego de luz y sombra,

de azul y verde,

muestre los viejos patrones

y estemos como en casa

donde sea, 

y podamos sentarnos y recostarnos,

como si fuera la tumba

de nuestra madre.

 

Canciones para dar aliento - Hilde Domin

$700
Canciones para dar aliento - Hilde Domin $700
Entregas para el CP:

Medios de envío

Sus poemas son muy bonitos, son los únicos -verdaderamente auténticos y hermosos- poemas de emigración que yo conozco. Muchas gracias, gracias por haber pensado en mí.    

Hannah Ardent a Hilde Domin                               

Los versos de Hilde Domin nos permiten entender de una nueva forma qué es la poesía. Quien aprende a través de su poesía qué es el retorno, sabe desde ya y para siempre que la poesía es regreso: regreso al lenguaje. En ello reside la doble fuerza simbólica de su poético testimonio.                          

Hans-Georg Gadamer

Hilde Domin va directo al grano. Sus poemas también. Ellos no causan ninguna molestia. Son textos concentrados, intransigentes, despojados de todo tipo de volutas y pomposidades. Parecen ser livianos como la pluma de un pájaro y sin embargo el lector percibe detrás de toda esa ingravidez el peso de lo vivido y lo sufrido. El lector siente: Me puedo fiar de ese poema, meterme en él. 

Ulla Hahn

-

Uno tiene que saber irse

y sin embargo, ser igual que un árbol:

como si se quedasen las raíces en el suelo,

como si se moviese el paisaje

y nosotros nos quedásemos parados.

Aguantar la respiración

hasta que cese el viento

y el aire ajeno empiece a rodearnos,

hasta que el juego de luz y sombra,

de azul y verde,

muestre los viejos patrones

y estemos como en casa

donde sea, 

y podamos sentarnos y recostarnos,

como si fuera la tumba

de nuestra madre.