hace tiempo que quería decir esto
todavía no consiguieron destruir el mar
no fueron capaces de estrangularlo
con tendidos eléctricos y autopistas
tampoco de retazarlo con cercas
o de lotear las manchas de su dorso
el mar aún existe

Claudio Willer es una de las voces cantantes al interior de esa manada paulista en la que también tuvieron participación fundamental, entre otros, las principalísimas de Roberto Piva, Rodrigo de Haro o Décio Bar, poetas que, en el arco temporal entre los años 50 y 60 del siglo pasado, surgieron embebidos de existencialismo e insurrección gradualmente contracultural.
Vale recalcar que estos poetas permanecieron, por voluntad propia, entre la espada de la dictadura cívico militar brasileña y la pared rechazante de las poéticas más difundidas, como en la impugnación al concretismo, quizás por darse la diferencia en el seno de la misma São Paulo cuando ésta no era todavía la megalópolis actual.
[…] Es ahora que toca esta primera muestra poética de Willer, por fuera del divisorio lingüístico, en la transparente versión de Thiago Pimentel: el hecho de que se publique en Buenos Aires, y con el mismo sello editorial que Paranoia, puede no ser visto como casual sino en tanto prueba fehaciente de justicia poética.

(Del prólogo de Reynaldo Jiménez)

Extrañas experiencias (Poesía 1964-2004) - Claudio Willer

$960
Extrañas experiencias (Poesía 1964-2004) - Claudio Willer $960
Entregas para el CP:

Medios de envío

hace tiempo que quería decir esto
todavía no consiguieron destruir el mar
no fueron capaces de estrangularlo
con tendidos eléctricos y autopistas
tampoco de retazarlo con cercas
o de lotear las manchas de su dorso
el mar aún existe

Claudio Willer es una de las voces cantantes al interior de esa manada paulista en la que también tuvieron participación fundamental, entre otros, las principalísimas de Roberto Piva, Rodrigo de Haro o Décio Bar, poetas que, en el arco temporal entre los años 50 y 60 del siglo pasado, surgieron embebidos de existencialismo e insurrección gradualmente contracultural.
Vale recalcar que estos poetas permanecieron, por voluntad propia, entre la espada de la dictadura cívico militar brasileña y la pared rechazante de las poéticas más difundidas, como en la impugnación al concretismo, quizás por darse la diferencia en el seno de la misma São Paulo cuando ésta no era todavía la megalópolis actual.
[…] Es ahora que toca esta primera muestra poética de Willer, por fuera del divisorio lingüístico, en la transparente versión de Thiago Pimentel: el hecho de que se publique en Buenos Aires, y con el mismo sello editorial que Paranoia, puede no ser visto como casual sino en tanto prueba fehaciente de justicia poética.

(Del prólogo de Reynaldo Jiménez)