1902. La Argentina es territorio receptor. Polacos, rusos, españoles, italianos… El Oeste del Gran Buenos Aires es continuidad de la planicie pampeana. Los inmigrantes comienzan a levantar sus casas, trabajan en la construcción, consiguen que les pongan una escuela. La identidad nacional se conforma a partir de la afluencia de los niños a esa institución aglutinante. Las madres ríen. Los obreros mejoran sus paupérrimas condiciones de vida. Los anarquistas aportan su pensamiento revolucionario. Todo ese hermoso cuadro costumbrista es narrado por Gustavo Cingolani con una prosa ágil y la más astuta economía del lenguaje, que no escatima en giros lingüísticos y palabras de otros idiomas de aquel crisol de principios del Siglo XX. El relato encuentra su cauce en un hecho atroz: la matanza de ocho manifestantes el día del trabajador, la revuelta en el cementerio de la Chacarita al día siguiente, y la posterior huelga de cinco días. Todo a causa de la sospecha de un complot anarquista. Una novela fundamental para ser leída por los adolescentes, jóvenes y adultos, que no eludirán la posibilidad de tender paralelismos entre el pasado y el presente disciplinadores, para entender mejor la realidad.

Los ojos del General - Gustavo Cingolani

$700
Los ojos del General - Gustavo Cingolani $700
Entregas para el CP:

Medios de envío

1902. La Argentina es territorio receptor. Polacos, rusos, españoles, italianos… El Oeste del Gran Buenos Aires es continuidad de la planicie pampeana. Los inmigrantes comienzan a levantar sus casas, trabajan en la construcción, consiguen que les pongan una escuela. La identidad nacional se conforma a partir de la afluencia de los niños a esa institución aglutinante. Las madres ríen. Los obreros mejoran sus paupérrimas condiciones de vida. Los anarquistas aportan su pensamiento revolucionario. Todo ese hermoso cuadro costumbrista es narrado por Gustavo Cingolani con una prosa ágil y la más astuta economía del lenguaje, que no escatima en giros lingüísticos y palabras de otros idiomas de aquel crisol de principios del Siglo XX. El relato encuentra su cauce en un hecho atroz: la matanza de ocho manifestantes el día del trabajador, la revuelta en el cementerio de la Chacarita al día siguiente, y la posterior huelga de cinco días. Todo a causa de la sospecha de un complot anarquista. Una novela fundamental para ser leída por los adolescentes, jóvenes y adultos, que no eludirán la posibilidad de tender paralelismos entre el pasado y el presente disciplinadores, para entender mejor la realidad.